Tejiendo la colcha de SAM

PorSantuario SAM 2 años 1 Comentario

Comparte en las redes

Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail to someone

Lula Baena, psicóloga, especializada en intervenciones terapéuticas con caballos pié a tierra y colaboradora del proyecto SAM, nos comunica su sentir”.

No puedo aislar, unas de otras, las historias que me ha regalado la vida últimamente…

La sensación se asemeja a la de aquellas colchas de croché que elaboraban las abuelas, con cuadraditos de colores y dibujos dispares que previamente eran tejidos uno a uno y que luego unían con suma paciencia hasta lograr dar forma a una sola pieza…

Apenas acabamos de empezar a tejer nuestra pieza -nuestra colcha-, en la que cada cuadradito es una persona y el hilo que los une, no es otro que los caballos, su esencia y el espacio que nos regalan para poder ser, para “poder aprender” a ser…

El hilván, puntada a puntada, lo van dando encuentros como este, en el que hemos tenido la oportunidad de descubrir -conocer- cuadraditos de la pieza, de insospechada belleza, elaborados por historias de realidad aplastante, con el suave tacto de la valentía, el tamaño exacto de la sinceridad sin tapujos, el olor a curiosidad y el color pastel de la actitud.

Encuentro en el que hemos sentido el gozo de tener el mejor hilo de ensartar que hubiésemos podido imaginar, los caballos de C.A.R.M. Yeguada Rubí Menorca.

No puedo por menos que compartir con vosotr@s que el facilitar esta jornada, junto a SAM, en la isla de Menorca, envueltos por sus gentes y arrullados por sus caballos, ha sido un hito vital que me impide volver a ser la misma, que me aporta más confianza en nuestros compañeros equinos; si, aún más si cabe, y me abre la puerta al no volver a ser la misma.

Participar en un proyecto que tiene como objetivo “un lugar dónde las cosas serán distintas” significa/supone dar cabida a la esperanza y la creencia desde el  aquí y ahora que nos han regalado los caballos; estamos tejiendo la pieza que necesitamos, como la colcha que lentamente y pieza a pieza, ensartaban nuestras abuelas, hilando la magnitud de aquello en lo que creemos, las capacidades de los vulnerables al servicio de un cambio que, más allá de las palabras, desempeña valores desde la compasión y la generosidad, desde lo que quisiéramos que fuese en realidad el ser humano…

Muchas personas nos escriben y llaman para venir a visitarnos, colaborar e implicarse, y nos vemos en la necesidad de explicarles que SAM es un proyecto, que todavía no es físicamente “tangible” que requiere de la suma de voluntades, esfuerzos y creencias, que necesita personas formadas, comprometidas y generosas, que como única recompensa tendrán la posibilidad de acariciar, respirar y vivir el sueño, de sentirse arropados por la colcha que estamos tejiendo.

En SAM no se montarán los caballos, hemos cosido ya una de las piezas fundamentales del proyecto,

los caballos nos ayudarán y compartirán el crecimiento de las personas desde el suelo, cara a cara, como iguales. Las intervenciones asistidas con caballos “pié a tierra” son un modelo de intervención que respeta y suscita el surgir y descubrir la esencia de personas y caballos que nos enriquece desde lugares diferentes, nos aporta una nueva visión firmemente ligada a la misión: proteger, valorar en su justa medida y dar cabida en este mundo humano a las capacidades de los vulnerables, a las diferencias cargadas de sinsabores y abarrotadas de sabiduría.

Me puse, en su momento, al servicio del proyecto SAM, sin saber muy bien ni cómo ni porqué, firmando un contrato sin palabras, con una sola cláusula:

Colaborar, dando puntadas, para que exista “un lugar dónde las cosas serán distintas”.

Necesitamos “las manos y los pies”, de caballos y personas, de todos.

Categoría:
  General

Un comentario

  • Mariangeles says:

    ¡Que bonito Lula!! me encanta la colcha de SAM, y los cuadraditos que nos quedan por tejer.. de diferentes colores y texturas de lana…. 🙂

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de privacidad